martes, 18 de mayo de 2010

Ejecución en Tultitlán

Amarrado con las manos atrás y con cinta canela en la cabeza y cuello, amanece la enésima victima en el camino viejo a San Pablo, la gente está aterrada con tantos muertos en ese lugar.

Tultitlán, México, CNM Noticias (18 de mayo del 2010)-Ejecutan en la madrugada del hoy, a la enésima víctima del crimen organizado, en esta ocasión se trata de un individuo de aproximadamente 35 a 40 años que presenta un impacto de bala en la cabeza y cinta canela alrededor de la frente y cuello, de tez blanca y 1.80 de estatura, de complexión atlética quien vestía un pantalón de mezclilla azul con cinturón negro, camisa a rayas delgadas color azul camiseta blanca y calcetines azules, el pelo es castaño muy claro y de tamaño regular.

El cuerpo a simple vista presentaba un balazo y la hemorragia ocasionada por la bala, al momento de llegar al lugar del crimen se pudo observar que el pantalón estaba mojado en la entrepierna y la sangre no había coagulado aún. Los vecinos del lugar aseguran haber escuchado un disparo como a las 5 de la mañana, pero como en este lugar ya es normal que tiren cadáveres o ejecuten a las víctimas, pues solo esperan escuchar el ulular de las sirenas policiacas para salir a ver a quien le tocó morir.

La apatía de las autoridades del municipio de Tultitlán es evidente ya que no hacen nada por arreglar este camino de terracería que sirve para comunicar al pueblo de San Pablo de Las Salinas y el municipio de Tultepec, junto al fraccionamiento Real de Tultepec.

Vecinos de este macabro lugar aseguran que el ayuntamiento no hace nada por ellos, ya que desde hace años luchan por emanciparse de Tultitlán y constituir un nuevo municipio con su propia policía, que realmente los proteja y prevenga este tipo de delitos.

Aseguran los afectados de la zona, que si el presidente Marco Antonio Calzada Arroyo, diera instrucciones para que una patrulla permanezca en esa zona, la delincuencia no la usaría para asaltar, violar y asesinar mujeres y menos para tirar cadáveres de gente ajusticiada por el crimen organizado como en esta ocasión.

Este camino sirve también como acceso para el panteón conocido como Granjas San Pablo y el panteón municipal de San Pablo de las Salinas, al lugar arribó el ministerio público de Tultitlán Roberto Camacho, quien dio fe del hecho y ordenó el levantamiento del cadáver por personal de la PGJEM para practicarle la necropsia de ley.