sábado, 1 de marzo de 2008

México aprueba dos leyes antitabaco que se contradicen entre sí


Dos leyes antitabaco, una federal que permite zonas aisladas para fumadoras, y una local, que sólo regiría en la capital y que establece cero tolerancia a los consumidores de tabaco, fueron aprobadas en México, donde su contradicción puede generar una controversia constitucional.

Mientras en el Parlamento de la Ciudad de México los diputados aprobaban por 44 votos a favor, 14 en contra y dos abstenciones una ley local que prohibe fumar en todo espacio público, en el Senado se votó otra, con 101 a favor, cinco en contra y dos abstenciones, que autoriza zonas asiladas para fumadores.

La ley federal, que ya fue enviada al Ejecutivo para su publicación y entrada en vigor, autoriza que se fijen en establecimientos comerciales públicos, como restaurantes y bares, espacios destinados a los fumadores. Estas zonas, que deberán ser habilitadas en un plazo de seis meses posteriores a la entrada en vigor de la ley, deberán ser aisladas, disponer de mecanismos que eviten el traslado de partículas hacia los espacios 100% libres de humo de tabaco y que no sea paso obligado para los no fumadores.

En contraste, el legislativo capitalino aprobó una ley mucho más dura pues establece espacios públicos cerrados 100% al humo del tabaco y que no permite la creación de zonas exclusivas para fumadores. En el momento en que entre en vigor esta ley, sólo se podrá furmar en espacios al aire libre, terrazas y estadios, entre otros, con lo que, a decir de los legisladores, "se salvaguarda el derecho a la libertad de fumar".

La severa ley incluye prisión por un día y medio y multas por hasta 1.500 pesos (145 dólares) para quienes insistan en fumar en lugares públicos cerrados y de 131.425 pesos (13.000 dólares) para los dueños de los sitios que lo permitan.

Sin embargo, según el legislador capitalino Jorge Díaz Cuervo, quien se opuso a esta ley, la legislación de la capital será objeto de una controversia constitucional dado que una ley local no puede estar por encima de una federal. "Habrá una controversia constitucional, ya que no podemos estar aprobando una ley (en la capital), y otra distinta en el Senado (federal) y que establece que existan áreas para fumar", advirtió Díaz Cuervo.

Los opositores a la norma en la capital mexicana, donde se estima que hay alrededor de 1,5 millones de fumadores, ejercieron fuerte resistencia a través de conferencias y actos en los que tildaron la iniciativa de "discriminatoria". Este martes "la Asamblea (de la Ciudad de México) va a dar un golpe a las libertades", añadió Díaz Cuervo, quien para legitimar su postura afirmó que no fuma y que su padre murió de un tumor por tabaquismo.

Según Díaz Cuervo, del Partido Verde Ecologista, se trata de "un asunto de tolerancia, de respetarnos unos a otros, de no tratar de imponerles las mayorías su forma de pensar a las minorías". Una encuesta publicada este martes por el diario Reforma coincide que una gran mayoría (79%) de los consultados está a favor de la prohibición de fumar, aunque un 62% acepta que atenta contra la libertad de quienes tienen ese hábito.

De su lado, Ney González Sánchez, gobernador del estado de Nayarit (oeste), donde se produce el 86% del tabaco de México, advirtió que aunque en el Senado se apruebó la ley para regular el consumo, no será acatada en ese distrito. "No es una ley antitabaco, es una ley antifamilias, anticampesinos" que afectará a 16.000 agricultores, dijo el gobernador al dirigirse a los productores del sector.

1 comentario:

Enrique dijo...

Abajo la ley antitabaco!! Acabo de leer un post en donde se propone un boicot a esa absurda ley, la idea es no acudir a bares, antros y restaurantes hasta que se venga abajo esa tonteria!

Lo lei en el Rincon de Mozyto

Pasen la voz!